domingo, 18 de julio de 2010

San día de verano

Nada que contar. Hoy no tengo que hablar de mis traumas, de mis problemas ni de mis nadas. Sábado por la mañana, voy a ver un poco la tele y me voy a hacer la compra que mañana vienen a comer los Salas y habrá que hacerles algo bueno para que pueden ir contando por ahí lo bien que se come en esta casa y que las fotos son de comida de verdad y no juego de Photoshop, como la Preysler. Hace calor y mientras me como mi desayuno a base de rica sandía le doy vueltas al menú de mañana. No sé si la pasta con calabacin y bacon del otro día - Pet está ya de nosécuántos meses y no sé yo si un chute de carbohidratos es lo más adecuado. Con este tiempo entra bien un gazpachito, sí? y además se me ocurre cómo aprovecharlo para el blog. PRIMER PLATO DECIDIDO!
Y esta pequeña foto es mi esquina del mundo mientras pienso en comida.

Para el segundo creo que me voy a lanzar a las calles y ver qué encuentro. [...] De vuelta de las calles traigo conmigo un invitado para la comida de mañana; relativamente, porque al invitado nos lo vamos a comer con patatas; literalmente. He encontrado un pollo feliz. ¿Feliz? Si, feliz, porque ha estado toda su vida correteando en el campo, picando en la hierba, comiendo gusanitos y grano de calidad, rodeado de otros pollos, todos con sus plumas, sus picos, sus pies. Y acabará su vida con dignidad y una rica salsa de soja y mostaza que ya he explicado en este foro. 16 euros he pagado por el ecológico cadáver avícola, asique ya puede estar rico el condenado y alegrarnos el karma a todos. Para acompañar, patatas al horno con crema de parmesano y de postre, nosequé superguay de chocolate que saldrá en un próximo blog (igual que el pollo fashion - sólo fotos). Y aprovecharé para poner retratos de los pobres pollos industriales y compararlos con los pollos de Kobe, a ver si el personal se anima a comprar de los últimos y no tanto de aquellos.

Helado falso de frutos rojos:
Este helado no tiene leche, no tiene huevos, no tiene azúcar y si me apuras tampoco tiene mucha gracia, pero a mí me está ayudando a pasar el verano sin la versión auténtica y mantener el tipín que me caracteriza (ironía).
Aprox. medio vaso de leche de soja (recuerdo: usar una marca sin azúcar) no tiene sentido andar haciendo este simulacro de helado para al final acabar comiendo azúcar, para eso mejor entrarle directamente al Häagen Dazs.
Un par de rodajas de piña en su jugo (añadir  un poco del líquido de la lata)
Un par de puñados de frutos rojos congelados. Por supuesto se puede poner sólo frambuesas o sólo arándanos o moras - los venden por separado o mezclados.
3-4 cubitos de hielo y mezclar en la batidora. Es posible que haya que añadir un poco de agua para facilitar la mezcla. 
Es importante que las frutas rojas sean congeladas, sino la mezcla no adquiere la cremosidad para simular (siquiera de lejos) a la del helado de verdad. Añadir sacarina líquida al gusto. Meter al congelador 1 hora y removerlo con una cuchara cada 20 min.
Insisto esto es un simulacro de helado, que nadie espere una experiencia religiosa. Sin embargo los smoothies salen de muerte, ya tengo uno para poner aquí en breve, lo malo es que enganchan...
Apuntes de última hora: Mi batidora ha muerto. Estoy desconsolada, vaya año llevo y además...
Se me olvidaba,
Una película para hoy: Un domingo en Nueva York, 1963 de Peter Tewksbury con Jane Fonda, Rod Taylor y Cliff Robertson. Es la peli perfecta!
Y una canción para hoy: It's not unusual de Tom Jones

4 comentarios:

Yusuf al Mocadén ben Mizzian el Arrumi al Chivani dijo...

A mí me ha gustado mucho la cuchara del helado, la segunda, digo. Eso y la foto de la sandía.

Titina dijo...

Estoy de acuerdo con el morito. La cuchara es preciosa.
Es muy importante que la comida tenga buena pinta, pero sin un buen "menaje" no seria lo mismo.
Sigo entusiasmada con las fotos... y mejorando mi potochop.

Luc dijo...

me alegro infinito que hayais reparado en mis adminículos, elegidos con mucho cuidado, veréis, veréis la colección de cucharas que tengo... Y los cuenquitos son nuevos tb. Yo tb estoy entusiasmada con mis cosinas. El potoshó será mi siguiente paso, a ver si vienes y me das un introductorio

LN dijo...

Bien, aquí está Nomurita reporting: el pollito de kobe orgánico olía ya desde la puerta, huuummmm, tan bien que no nos dimos un chapuzón antes de comer.
Entrantes, un gazpachito rico-rico, que yo como los íntimos saben, me gusta tomármelo al final de la comida, antes del postre... soy así. Hubo una cena hace años en la Plza. de Chamberí, debía ser veranito porque cenamos en la terraza, cuando el camarero tomando nota del postre "no entendía" lo que le estaba pidiendo, un simple gazpacho. Para hacer la historia corta (que ya me estoy enrollando) mi tío intervino (menos mal) y el camarero me trajo el plato que le solicitaba. Qué rico estaba!. Bien, el gazpacho de mi-cusin también.
Además, hizo unos pancitos con queso fundido IMPRESIONANTES!.
Plato: pollito con unas patatas con quesito ... oooohhh!!! QUE TE PASAS, gula, pura gula... huuummmm aún sigo saboreándolas.
Postre: un chocolate al estilo la copa Danone, que tenían un pintón estupendo, en unos cuenquitos, otros en unos cacharritos de cristal de diversas formas con unas cucharitas ad-hoc.
Luego al sofá, claro está.

Archivo del blog