domingo, 19 de junio de 2011

Al principio...

Al principio sólo había bizcocho casero, hecho con huevos de gallina. No que las gallinas tengan huevos, que los huevos los tiene Teresa. Pero las gallinas los ponen. Y no que Teresa tenga huevos, lo que tiene Teresa son las gallinas que ponen los huevos. Y las gallinas de Teresa corretean por el jandín y pican lo que puden y además comerán su avena y sus cereales, pero sobre todo serán gallinas bastantes felices (no como otras) y algún beneficio tiene, creo, comer animalitos que lo han pasado bien. No que me divierta andar por ahí comiendome a la gente, aunque sean de cuatro patas o con plumas, pero ya que todos vamos a acabar en el mismo sitio, por lo menos pasarlo bien en el mientras tanto. El que pueda al menos.
Y luego hubo mermelada de ciruelas, porque Teresa no sólo tiene gallinas felices que ponen huevos contentos, también tiene ciruelos que producen ingentes cantidades de ciruelas. Teresa tiene también un coche en el que puede ir a la tienda a comprar ingentes cantidades de azúcar y así hacer ingentes cantidades de mermelada, que luego reparte a diestro y siniestro. 
Aunque si algún beneficio tiene comer huevos felices, hijos de gallinas contentas, se deshace probablemente por el hecho, nada aconsejable de comer azúcar, y cuanto mayor la cantidad de azúcar peor para el cuerpo. Alguien se ha fijado en las fenomenales dentaduras de los niños moribundos de África? Los pobres no tienen qué llevarse a la boca, no saben lo que es un filete o una ensalada o un plato de brécol. comen un plato de mijo a la semana. Y tampoco ninguno de ellos sabe lo que es una caries y tienen los dientes más grandes y más blanco del hemisferio Norte. Irónico ¿no?

De todos los ingredientes, yo sólo he preparado aquí la crema pastelera y la nata. Lo demás ha sido un simple trabajo de ensamblaje. Tengo todavía una cantidad considerable de mermelada de ciruelas así que sigo pensando qué más puedo hacer con ella.
Blanco sobre blanco sobre blanco
Una capa de bizcocho, una capa de crema pastelera y la mermelada. Se puede coronar con crema o con helado o con merengue o directamente ponerse a trabajar con la cuchara. La recepción ha sido buena; felicidades Teresa.
Producto terminado
Más bien en proceso de ser terminado.

6 comentarios:

Atarashii teikoku no fukkatsu dijo...

qué rica la mermelada. una tarta de queso? muy visto, no?

Titina dijo...

Yo no me comería esto, a pesar de lo felices que habéis sido todos haciéndolo, pero las fotos son muy bonitas.

Luc dijo...

si, las fotos estan en el camino que yo buscaba

Luc dijo...

soi pati y qeria comentar porqe no sois los unicos qe leeis este blog y yo creo qe han escrito la palabra huevos demasiadas veces XD

Luc dijo...

soi pati y.....no se me ocurre nada q comentar :)

Atarashii teikoku no fukkatsu dijo...

hija, que el teclado de tu portátil es muy pequeño

Archivo del blog