domingo, 6 de septiembre de 2009

Pepita

Pepita es dulce y blandita y amable, toda de caramelo. El mejor perro del mundo y de lejos la mejor persona de mi familia.

Pepita siempre está contenta y sonríe todo el tiempo, solo a veces se pone triste y hace un puchero.

Pepita está llena de energía y felicidad. Es noble, honesta, simpática, cuidadosa, cariñosa y buena. A pepita le encanta el melón, la piel del pollo y el arroz.

Pepita está vieja y se le tronchan las patas de atrás. Ya no puede subir escaleras y se tropieza al andar.

Pepita ha empezado a llamar a las puertas del cielo y en una de estas, le dejan pasar.

Yo siempre la voy a querer.

2 comentarios:

cristina dijo...

Siempre será mi Pepita de mi corazón, y la echo de menos más que a nadie en el mundo.
Es verdad, es la mejor de la familia, siempre lo ha sido. Ojalá pueda verla antes de que se vaya.

LN dijo...

oh! Petita, con esas orejas limpiándolo todo. siempre pide una galletita cuando llegar ... cómo disfruta comiéndola...
uuuuyyy! ese ladrido, ese alboroto ... todo lo echaremos de menos
siempre nos quedará la buena vida que ha tenido y que hemos disfrutado a su lado ...
qué año vino ... el 93?¿

Archivo del blog