viernes, 8 de enero de 2010

Hoy voy a ver a Willy Wonka

Van a poner en la tele Charlie y la fábrica de Chocolate. No me la pierdo. Roald Dahl me gusta con entusiasmo. Como al filete le gusta la sal gorda y la pimienta. Y Willy Wonka me gusta aún más, como el tomate al salmorejo. Y lo que ha hecho Burton es sublime, sublime, sublime, sublime.

He estado activa en la cocina y en la calle y en mis estudios. Vayamos por partes. Como estamos con el señor Wonka, empiezo por lo que me queda de las peras y el chocolate.

Ganache de chocolate
1 tableta de chocolate fondant
125 ml de nata


Calentamos la nata casi hasta el punto de ebullición. Picamos el chocolate todo lo que podamos y echamos la nata caliente sobre el chocolate picado o rallado y se remueve hasta que se deshaga. En el tratamiento del chocolate es bastante importante dejar que se vaya enfriando despacio y revolverlo de vez en cuando para incorporar un poco de aire. Por mucha mantequilla o azúcar o lo que sea que pongamos al chocolate al derretirlo no conseguiremos nunca que al solidificarse quede brillante. Las coberturas de chocolate que quedan brillantes y blanditas se hacen con gelatina y son de último año de carrera. Espero que llegaremos a ese punto.

Volviendo al ganache, si a la mezcla básica de nata y chocolate le añadimos un licor, una esencia de fruta o cualquier aroma y, a quien le guste, más azucar o leche condensada, y lo dejamos endurecer suficientemente, tendremos trufas, que podemos moldear, cubrir con cacao en polvo y poner en moldecitos blancos como si fueran del mismísimo Hermès.
Si incrementamos la proporción de nata considerablemente y lo dejamos enfríar, podemos batirlo como si fuera nata normal y tendremos la crema de trufa con la que rellenan las tartas y los roscones. Yo nunca he sido muy forofa de esta modalidad pero como todo, tiene su público.

Primero intento una presentación a capas, chocolate, pera, chocolate, copete de nata y galletita. No está mal el concepto pero las texturas no son las idóneas y se difuminan las capa y no me encanta, la verdad.
Intento otra manera de presentar la mousse de pera con salsa de chocolate. Base de bizcocho borracho, capa de mousse y cobertura de colate. Después de hacer nosécuántas pruebas, se te acaba el ganache y al echarlo te hace un espurrucheo te mancha todo el vaso (me ca en su p**a m***e). Y con los medios de que dispongo no puedo permitirme volver a empezar. Cuidado con echar el chocolate caliente que se carga la mousse, dejarlo templar un poco.


Mousse de Pera
3 peras
Un par de cucharadas de nata montada
1 cucharada de azúcar para la nata
1 clara montada a punto de nieve
2-3 cucharadas de azúcar para el merengue
Se baten dos peras en la batidora, se pela la otra y se corta en daditos muy pequeños. Se mezcla el batido con los daditos, la nata y se incorpora la clara con cuidado. A la nevera un par de horas para que se asiente.


Frases sueltas:
Las peras están espectaculares estos días.

¿Se habéis fijado ustedes que en Charlie y la fábrica de chocolate sale Oprah? detalle trivial.

Yo me siento un poco como Willy Wonka, y otro poco como Bridget Jones. No sé qué hago aquí.

Todavía no se ha inventado nada mejor que los Oompa Loompas.

Cada vez me cuesta más hacer fotos sin mi cámara, que está esperándome en la tienda.

2 comentarios:

LN dijo...

me encanta esta foto del Ganache este de chocolate. muy buena.
me recuerda al Supremo de Hollywood .. os acordáis en los buenos tiempos, qué rico estaba!!!

cristina dijo...

De verdad, IMPONENTE el blog, y para enfermar y morirse el ganache. También lo haremos.
La peli no la he visto, pero tendré que hacerlo, que no estoy a la altura.

Ahora sí, NECESITAS la cámara.

Archivo del blog