sábado, 9 de enero de 2010

¿Te han dado calabazas alguna vez?

Pues si es así, te han echo un favor porque las calabazas son muy bonitas, muy sanas y muy fáciles de preparar. Me acabo de acordar de La Ruperta del 1,2,3...
Hay dos maneras de hacer una sopa, mejor dicho una crema de calabaza. Normalmente yo pelo la calabaza, corto todas las verduras, y las rehogo en un poco de aceite con sal y pimienta; luego añado el agua y lo dejo cocer suave durante media hora. Solo hay que pasar la minpimer y listo. Se puede, según el gusto, añadir más o menos o nada de nata (recuerdo aquí que engordan los hidratos, no la grasa).
Pero esta vez he asado la calabaza en el horno antes que nada. La he salpimentado y le he añadido un poco de pimienta jamaicana y tomillo. La pimienta jamaicana es una baya muy arómatica originaria de ¿dónde? que en inglés llaman allspice y que es la base del aftershave clásico que han usado durante varios siglos los hombres duros del salvaje oeste. Los ingleses la llaman allspice porque es fácil identificar clavo, canela y nuez moscada en el sabor de esta baya, que nada tiene que ver con la pimienta, a excepción de su apariencia. Se trata de una planta de la familia del mirto, que además de para fabricar cosméticos, mata microbios, facilita la digestión y elimina gases. Es muy aromática y sobre todo versátil porque se puede usar tanto para dulce como salado.
La calabaza es en origen bastante dulzona así que admite muy bien ayuda para "levantar" un poco el sabor y hacerlo menos plano.
Después de 45 minutos en el horno la calabaza tiene el aspecto de la primera foto. A estas alturas, la fruta se ha deshidratado y se han concentrado los azúcares y se ha reblandecido la piel. Reconozco que con el horno la calabaza desarrolla un aroma a fruto seco que no tiene, o no es tan acentuado, como cuando se cuece simplemente. La siguiente novedad ha sido dejar la piel; no la he pelado y la he echado en la cazuela donde había todavía un poco de caldo de pollo de dos recetas anteriores.
He picado dos cebollas pequeñas, dos zanahorias, el blanco de un puerro, dos dientes de ajo y una puntita de guindilla seca; los he salteado en un poco de aceite hasta estar transparente la cebolla y a la olla de la calabaza y el caldo de pollo se han ido junto con el agua suficiente para cubrir todo. Recuerdo que la calabaza está ya blandita así que no es necesario que vuelva a cocer ahora mucho rato.
Después de unos 12 minutos las verduras, que iban muy picadas están listas para pasar por la minipimer.
Aviso: como he dicho la calabaza es muy plana y dulzona y necesita cantidades ingentes de sal para tener el punto interesante.
Recomiendo servir la crema con una rebanada de pan de ajo o incluso añadir queso fundido al pan y hacer un crostini de queso.
Se puede tomar caliente (que estando a -2º es lo que apetece ) o templada o incluso fría, pero a medida que pierde calor agradece una textura más líquida, como todas las cremas.
Se pueden aprovechar las semillas: se lavan bien, se meten al horno a tostar suave con alguna mezcla de especias interesante (salvia, perejil, cualquier mezcla de curri, estragón, tomillo, romero, pimientas de varios colores, cilantro...) y se esparcen por encima para decorar y degustar.
¿qué tiene de interesante que le den a uno calabazas? Pues mucho, porque la calabaza (como todo fruto naranjoso) está cargado de carotenos (zanahoria en inglés se dice carrot - me emociono con las conexiones lingüístico-etimológicas) que se transforman en vitamina A, que es un potente inhibidor de varias formas de cáncer, y como, por supuesto ya sabemos, previene varios miles de afecciones oculares y también auditivas.
Además la calabaza tiene dosis interesantes de licopeno, cumarinas y vitamina C, todos ellos potentes antioxidantes con propiedades anticancerígenas. O sea, que muy sanas.
Hay varios cientos de tipos de calabazas, pero creo que voy a dejar este punto para un próximo blog, que si me alargo mucho, resulta aburrido.
Y luego están las calabazas que te da una novia, que visto con cierta distancia y objetividad también van cargadas de vitaminas, porque lo mejor que puede hacer una cretina que no te quiere es dejarte tranquilo.
Crema aromática de calabaza
1 Kg calabaza
2 cebollas pequeñas
2 zanahorias
1 blanco de puerro
1 diente de ajo
Sal
Pimienta
Nuez moscada
Tomillo / salvia / o cualquier otra

5 comentarios:

LN dijo...

qué rico! a Ori le encanta la cremita de Calabaza. Bueno, la que yo hago que es básica... a ver, a ver... aceite, cebolla, calabaza, leche, termomix, ah! y patata también, 20 mins, 100º... batir ... seguro que no tan rico como las fotos ... pintón absoluto.
bsitos,

LN dijo...

cusin, estoy absolutamente FASCINADA por el cambio de tu blog. Impresive!!!

LN dijo...

Cómo es el Backstage .. no tengo palabras

LN dijo...

y yo sigo preguntadome ... de qué parte vienen exáctamente los Magos, los Reyes Magos? de Persia?

cristina dijo...

Estoy overwhelmed ( no sé si se escribe así, pero me encanta la palabra) con el nuevo blog!!!!! Qué categoría, qué fotos, qué conocimientos.. y esa etimología que me chifla. Son los genes, lo sé. La crema de calabaza, por cierto, muy interesante, pienso hacerla.

Archivo del blog