domingo, 2 de mayo de 2010

Carbonara con calabacín

Cocemos los macarrones según las instrucciones del paquete; a mí me gusta la pasta al dente, muy muy justa de cocción. Preparamos 1yema de huevo por persona, un buen chorro de nata, pizcas generosas de sal y pimienta (la pimienta es fundamental en la carbonara, debería hasta picar un poco) y la cantidad que queramos de queso Parmesano. A mí me gusta con mucho. Ponemos en una sartén el bacon o la penceta ahumada con un poco de aceite de oliva para ayudarle a soltar la grasa; cuando empiece a tostarse la panceta, incorporamos los calabacines, que hemos cortado en tiras largas y luego al bies imitando la forma de los macarrones (que también se llaman plumas). Una vez cocida la pasta la incorporamos a la sarten del bacon y el calabacín. Retiramos del fuego y esperamos a que baje un poco la intensidad del calor para añadir la mezcla de yemas, nata y queso. Podemos aprovechar un poco del agua de cocción de la pasta para suavizar la salsa. Corregimos de sal y comemos. 

2 comentarios:

Titina dijo...

Esto lo vamos aprobar, tiene un pintón.

LN dijo...

si, si, desde luego. con lo que me gusta a mí la pasta. pero el finde ... que entre semana estoy en plan zangana y cosas facilitas para hacer. pintón, pintón.

Archivo del blog