domingo, 26 de septiembre de 2010

Un inciso

Dice Jacobo, ¿cómo es posible que una secta minoritaria, escindida de una religión minoritaria haya perdurado y, es más, se haya expandido y haya crecido con la constancia que lo ha hecho? En el momento arguí, la ayuda que el imperio romano y los barcos ingleses habían prestado a la causa cristiana. Pero no mencioné la primera causa que ha hecho llegar al cristianismo al puesto que ocupa hoy - no sé si el zen está haciendo estragos en el número de creyentes en los albores del siglo XXI, tengo mis dudas. El cristianismo es la mejor idea desde la Coca-cola y el Marlboro.
La Cocacola es un líquido negruzco y dulzón que da picor de nariz. Los cigarrillos son unos cilindros de papel rellenos de hebras vegetales con alquitrán y amoniáco que inhalados dan tos y causan enfisema pulmonar. Pues ahí los tienes, querido. La clave del éxito del cristianismo radica en que es una idea cojonuda.
Hay muchas buenas ideas que se han extendido más y con más rapidez
El cristianismo es la purga de benito, todo lo explica, todo lo cura; sirve a ricos y a pobres, a putas y a santos, mafiosos y ascetas, hombres y mujeres, gordos y flacos. Si pecas, te redimes. Si rezas, te salvas. Los ricos demuestran el favor de Dios y los pobres son los bienaventurados porque los últimos serán los primeros. Dios es el padre protector, el guerrero justiciero, el hermano amante, el espíritu valiente, en defíntiva todo aquello que necesita el individuo para sentirse bien.
Mientras tanto, los predicadores fuman crack y se tiran a sus camellos, los curas abusan de los niños en el confesionario y todos ellos se quedan con el botín del oro, igual que los banqueros (nótese el juego de palabras y apellidos).
La tiranía de dios es tan tóxica como cualquier otra, y aparentemente tan necesaria para la plebe. En palabras de mi catedrático de Teoría del Derecho, "libertad y poder son términos equivalentes"; aquél que te priva de la libertad de pensar te roba el poder de actuar. Para mí cualquier religión es la mera rendición de la razón en favor de la magia y la felicidad, ya lo dice la Biblia.

3 comentarios:

Yusuf al Mocadén ben Mizzian el Arrumi al Chivani dijo...

El argumento de las minorías y tal, es perverso e ineficiente. Estoy casi seguro de que la mayor parte de la población mundial no tiene ninguna duda de que tierra es plana y no vice-esférica.

Tengo la desgradable costumbre (aunque he hecho de la necesidad virtud) de que nunca me hayan sonreído las encuestas. Lo que me preocupa lo mismo que el que nunca me haya sonreído Katie Holmes.

Rivendel dijo...

Es posible que el Cristianismo sea una idea cojonuda, pero lo que sí es cierto es que seguir a Cristo es todo menos fácil.Desde amar a los enemigos, a confiar en la divina Providencia, pasando por no juzgar al prójimo, lo cierto es que Su mensaje es todo un desafío. Voy a recordar simplemente a Mateo 16 sobre la necesidad de la abnegación.

Por otra parte, la referencia a esos pastores-delincuentes tiene una respuesta clara en, por una parte, Mateo 18,5, y por parte, en eso que dijo Pablo VI de que el humo del infierno había penetrado en la Iglesia.

Pero en fin, la fe y la gracia son dones divinos, y nosotros sólo podemos aspirar a llegar en la mejor forma posible al juicio final, y contar con que el Divino amor, de alguna forma, pese más en la balanza que Su justicia. Confiemos en Romanos 3, 21 y 8, 31.

Luc dijo...

si Dios es el que da la fe y la gracia, aquellos que no la tenemos, ¿es debido a que no se nos ha dado? ¿o, sí se nos ha dado y la hemos rechazado? No hay manera de saber. Lo bueno es tener respuesta para todo. La bondad de la idea no radica en lo fácil o difícil que sea seguirla, de hecho más del 100% de la cristiandad (del Islam ni hablo porque eso no lo considero ni siquiera considerable - si el cristianimso me parece tiránico, me faltan las palabras para describir la religión de los muláhs, los velos, los harenes y las lapidaciones) es profundamente incoherente y no hace ni de lejos lo que dice. La bondad radica en la posibilidad de redención y salvación y en la figura paternal que te vigila y protege, y ese territorio fangoso y nebuloso donde se mezclan la justicia y la bondad, que en el mundo real son irreconciliables. Así las cosas se hacen un poco menos cuesta arriba. Conozco mucha gente para la cual la certeza del castigo futuro y eterno de sus enemigos es también un aliciente, todo hay que decirlo, y en este blog se ha hablado ya de la esperanza de algunas de que sus tíos lejanos se quemen en el infierno- en mi pueblo a eso se le llama venganza y mala uva-
El vulgo tiene de natural tendencia a entronizar y adorar, y de ahí las estrellas de holliwood, los presidentes del partido, los futbolistas, las top models, las sectas, Liv Tyler, los Rolling, conozco casos de algunos asesinos en serie que han tenido club de fans, or Diós.
Yo, en todo caso, como buena liberal, si algún día me hago cristiana será porque a mí me dé la gana, no porque nadie me dé las gracias. he dicho

Archivo del blog