domingo, 29 de mayo de 2011

Los mismos perros con distintos collares

La naturaleza humana es una naturaleza a mi entender despreciable. Somos gregarios y cobardes, solo unos pocos son más inteligentes y manipuladores de las manadas.
Últimamente se habla de la indignación de algunos que lo demuestran en las plazas públicas de España en acampadas greñosas y costrosas donde unos cuantos indefinidos e indeterminados reivindican no se sabe qué en nombre de un igualmente desconocido desacuerdo con algo todavía pendiente de identificar.
Que nadie me malinterprete, yo soy la Indignada de España; si Isabel Pantoja fue la viuda de España y Rocío Jurado fue Ella, yo soy la Más Indignada, la Primera Indignada, yo si que me indigno con pasión y fruición por la injusticia del sistema, por el abuso del poder, por la inmoralidad opresora de los políticos, por la falta de decoro del comercio, por la suciedad de la ambición de los medios de comunicación, por el egoísmo pendenciero de todo perro y todo gato que me cruzo por ahí.
Pero, el sistema es el que es, y lo fabricamos nosotros día a día con cada paso que damos. Cada día que nos levantamos por la mañana y decidimos ir a trabajar para nuestro señor a cambio de la tranquilidad de una nómina, cada día que vamos a comprar una crema antiarrugas que no sirve para nada, que además no necesitamos a cambio de una cantidad desaforada de dinero, cada día que comulgamos con una idea por la simple ambición de trepar, cada día que mentimos para mantener nuestro estatus, cada día que compramos una marca porque nos da prestigio, cada día que damos la espalda a las injusticias y el dolor ajeno porque nos importa más nuestra comodidad, cada día que consentimos que nos engañen validamos el sistema.
Receta basada en un hecho real. De Jamie Oliver para más señas
Carne guisada "en crout"
1Kg de carne para guisar
2 cebollas grandes
3 dientes de ajo
2 zanahorias
1 puerro
1 puñado de guisantes congelados
1 botella de cerveza, cuanto más oscura mejor
Agua o caldo
1 hoja de laurel
Especias a gusto: tomillo, romero, pimienta
Hojaldre fresco o congelado para hacer las tapas
Salteamos los trozos de carne en aceite y reservamos. En el mismo aceite salteamos las verduras hasta que estén blanditas. Volvemos a incorporar la carne y echamos la cerveza, el caldo las especias, sal, y los guisantes congelados. Dejamos cocer un par de horas sobre fuego suave o en el horno o unos 40 min en olla exprés.
Rellenamos los moldes y cubrimos con el hojaldre. Pintamos con huevo batido y metemos a horno fuerte unos 18-20 minutos.
Estos perroflautas indignados son los mismos perros de siempre con distintos collares.
Este es el mismo ragout de siempre con collar distinto, que nadie se equivoque.
Muchos dicen indignarse por el precio de la gasolina o del café; yo les veo repostar, les veo desayunar en el bar en vez de en casa. Veo el Ikea lleno de gente cuando voy, veo colas que dan la vuelta a la manzana en el concesionario de BMW, veo el parking del Corte Inglés a rebosar a cualquier hora del día... A la gente le encanta ladrar y seguir haciendo lo de siempre, que es seguir haciendo lo de siempre.
Estos indignados de las plazas de España son los mismos perros, en este caso flautas muy probablemente adiestrados por algún político vestido de Prada de la cabeza a los pies y sin embargo de izquierdas, que se mueve por el mundo en un coche alemán de lujo conducido por un chófer y sin embargo de izquierdas (el político, no el chófer) y con casa en Ibiza y sin embargo de izquierdas. Mientras estos indignados hacen sus happenings en las calles de nuestras ciudades, los comerciantes pierden clientes y dinero, los parásitos, literalmente piojos, garrapatas y pulgas, invaden a los viandantes y muchos ciudadanos bienpensantes consideran la posibilidad de que estos hediondos despistados, con sus rastas, sus porros y su ropa fea tengan algo interesante que decir. Y estos comerciantes que empiezan a quejarse, que acampen ellos en la puerta de la Delegación del Gobierno, a ver cuánto duran y a ver qué caso les hacen.
Para mí que la revolución pendiente es la de la libertad. La libertad de no pagar sueldos innecesarios a tan enorme e inservible panda de descerebrados, desde el gobierno, el senado, las delegaciones, las comisiones, los sindicatos, las asociaciones, los partidos, las agrupaciones, los eres, los reptiles, las subvenciones, los bancos mundiales, los parlamentos europeos, las ceoes, las onus, las películas españolas, las madres, los vagos y maleantes, los impuestos, los recargos. La libertad de elegir a quien te gobierne, pero a quien tú quieras y no a quien te obligue el partido. La libertad de pagar por aquello que usas. La libertad de que se te ayude si lo necesitas. La libertad de trabajar para uno mismo y no para los demás. La libertad de perseguir la felicidad.
La revolución que está pendiente es aquella en la que 40 millones de españoles (además de indignada soy ingenua, lo sé) salgamos a la calle y digamos que se acabó, que no nos engañan más, que se van todos a la calle, que se acabaron las comisiones de investigación que no investigan nada, que se acabaron las memorias históricas, los reptiles, las comilonas, los viajes, que los senadores tendrán que buscar trabajo, que los funcionarios tendrán que buscar trabajo, que los políticos tendrán que buscar trabajo o justificar el que hacen, que no se hacen obras, que no se pagan subvenciones, que no mantenemos vagos, que no se pagan rentas vitalicias, que no pagamos putas a la realeza, ni a los que mandan, ni a nadie, que cada cual se pague sus vicios y sus caprichos, que el que no genera no come y el que no quiera ser español, que se pire y se las componga, que íbamos a ser todos más felices e íbamos a estar más tranquilos. Pero eso supone demasiado esfuerzo y si tanto mantenemos es porque tanto nos sobra. A seguir...
Ya que había hojaldre Pati aprovechó para catarlo.
Bonitas uñas

3 comentarios:

Titina dijo...

1. Impresionante el plato.
2. Completamente de acuerdo con el texto.
3. VAYA UÑAS! Yo también tengo unas así.
4. Tengo una pasión descontrolada por mi MAC.

Atarashii teikoku no fukkatsu dijo...

cusin, estoy absolutamente de acuerdo con lo que has escrito
lidera una revolución!!!!
efectivamente, hasta que no nos "toquen" el bolsillo no nos "tiraremos" a la calle.
somos unos cómodos
me encantan las uñas
el plato, como dice la-cusina, impresionante, como todos los que haces
cusina, z---a!!! que guay el MAC

Luc dijo...

yo no conozco a tu MAC y sin embargo también siento una pasión descontrolada por el.

Archivo del blog